Opinión. En Gastón, la clave es reírse