En La Plata quedaron a mano

En el clásico, Gimnasia y Estudiantes empataron en un gol; los tantos fueron de Sava y Sanguinetti, en contra
En el clásico, Gimnasia y Estudiantes empataron en un gol; los tantos fueron de Sava y Sanguinetti, en contra
Pablo Tomino
(0)
27 de agosto de 2001  

LA PLATA.- Fue un clásico vibrante, de pierna fuerte y con dos equipos dispuestos a todo. Gimnasia fue el dueño del protagonismo; Estudiantes, de las mejores situaciones de gol. Pero el empate cerró este duelo platense que ya registra 130 enfrentamientos, con una supremacía del visitante con 42 victorias sobre 41 de su eterno rival -igualaron en 47 oportunidades-.

Por eso, el festejo de los hinchas de Estudiantes, en el final y fuera de casa, parecía robarse la fiesta del Lobo, que le había puesto calor y color a un estadio colmado con más de 29.000 espectadores. Acaso los fuegos azules y blancos que cubrieron la cabecera local, los miles de globos, paraguas y banderas no fueron suficientes estímulo para que el conjunto que dirige Carlos Griguol edificara una victoria clara y contundente.

Porque si bien logró ponerse en ventaja a los 5 minutos de juego con una cabezazo de Facundo Sava -tras una corrida espectacular de Troglio-, tuvo delante a un adversario que lo complicó de contraataque. Con Pompei como abanderado para distribuir el juego y llegar con peligro al arco de Guillermo Hernando. Así, con empuje, Estudiantes intentó contrarrestar el gol madrugador de Sava.

A los 9 minutos Colotto sorprendió con un disparo en el palo tras un centro de Pompei. Sería un anuncio de lo que cuatro minutos más tarde llegaría: el empate del equipo de Néstor Craviotto. Pompei lanzó un centro combado que Sanguinetti conectó en contra de su valla. Era el 1 a 1 y por lo mostrado en ese comienzo a todo vértigo, estaba bien.

El partido creció en situaciones y con una característica constante: Gimnasia era el dueño de la pelota y Estudiantes, el que contaba con las oportunidades de gol más claras. Como por ejemplo un tiro libre de Pompei, en el que un palo le ahogó el festejo al número 10 de los visitantes.

Tal vez las ventajas defensivas de Gimnasia alentaron al equipo albirrojo para ir en búsqueda de la diferencia en el arranque del segundo tiempo. El Tecla Farías se lo perdió en la puerta del área y, más tarde, Enría, en la réplica de Gimnasia, hizo lo mismo en una idéntica jugada cerca del arco defendido por Tauber.

La cancha barrosa por la lluvia cargó de emoción al encuentro por la velocidad del juego y las imprecisiones que ambos cometieron.

A los 15 minutos el árbitro Claudio Martín le anuló una jugada de riesgo a Farías -estaba habilitado-, lo que significó la última situación clara que tuvo en su favor Estudiantes.

Porque desde entonces fue el tiempo de Gimnasia, que presionó por el sector derecho y tuvo posibilidades de marcar en los pies de Enría y Castillo. Pero el miedo a perder, tal vez, pudo más y los dos se conformaron con el reparto de los puntos. Que gritó más Estudiantes, por rescatar el empate en el Bosque y por esa eterna lucha por la paternidad.

Apuntes

Detenidos. El comisario Fidel Páez, a cargo del operativo que contó con 610 efectivos, aseguró que no hubo incidentes en el clásico y que el partido se desarrolló con relativa normalidad. “Hubo 19 detenidos en las inmediaciones del estadio por distintas razones (ley de drogas y robos menores). Sólo se registraron grescas menores”, aseguró el oficial.

Eduación pública . Los jugadores de Gimnasia ingresaron en el campo con una bandera que rezaba: “Argentina, educación pública y gratuita. Firma: Centro Universitario de La Plata”.

Nuevo estadio. Los dirigentes de Estudiantes convocaron a una asamblea extraordinaria de socios para tratar las reformas que se realizarán en el estadio, en el cual se invertirán 6.000.000 de dólares en tribunas de cemento, palcos y otras obras.

La crisis y el clásico. El ajuste llegó a Estudiantes. Si el equipo conseguía una victoria en el Bosque, los jugadores no iban a recibir premio doble. En cambio, los de Gimnasia y Esgrima sí habían acordado un plus en caso de que consiguieran los tres puntos.

Renovación . Mariano Messera, de Gimnasia, renovará su contrato con el club por un año pasado mañana.

Elogio. “Fue bárbaro como se portaron los hinchas. Eso es para que la gente de la Capital Federal y otras ciudades lo tomen como un ejemplo. Felicitaciones a los dos equipos”. Textual del DT Carlos Griguol.

Los merecimientos: opiniones disímiles

LA PLATA.- "Lo bueno es que seguimos arriba en los clásicos. Eso es muy importante." Así, Roberto Pompei definió la sensación que reinó en el vestuario de Estudiantes tras el empate con sabor a victoria. Sobre el resultado del juego, el volante albirrojo fue muy elocuente: "¿Los de Gimnasia dicen que merecieron ganar? Bueno, entonces no vinieron al partido; no vieron todas las situaciones claras de gol que tuvimos. O el gol mal anulado a Farías. Si hubo alguien que mereció ganar creo que fue Estudiantes".

El director técnico Néstor Craviotto, sonriente, enfrentó al periodismo: "Gimnasia no me sorprendió para nada. Siempre atacó por la derecha con centros para Sava. Si bien así nos hicieron el gol, se trata sólo de circunstancias del partido. Jugamos bien y me voy conforme", aseguró.

En el otro rincón de la cancha de Gimnasia, los jugadores del Lobo rescataron el trabajo de su equipo. Y vaya coincidencia, todos se expresaron del mismo modo: "Gimnasia fue el que más cerca estuvo de ganar", compartieron.

En la conferencia de prensa, el entrenador Carlos Timoteo Griguol dijo que el partido fue parejo y muy entretenido. "Los dos tuvieron ambiciones de ganar, pero el mal estado del campo de juego hizo que fuera más complicado. Me gustó el trabajo de Gimnasia, que estuvo cerca de quedarse con la victoria", comentó. Según los protagonistas, en la tabla de los merecimientos hay que sumarle tres puntos a ambos.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.