La Copa Libertadores. En medio de la huelga, un poco de fútbol y nada más