En medio de un fuerte operativo de seguridad, Islandia, el primer rival de la selección, llegó a Rusia

El micro de Islandia en el aeropuerto de Gelendzhik, bajo un fuerte operativo de seguridad
El micro de Islandia en el aeropuerto de Gelendzhik, bajo un fuerte operativo de seguridad Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Filipuzzi
Tomás Bence
(0)
9 de junio de 2018  • 15:31

GELENDZHIK, Rusia.- La seguridad es un tema primordial en este Mundial 2018 y así sucedió con la llegada de Islandia a Rusia. El primer rival de la Argentina llegó este sábado, a las 20.13 locales, a la pequeña y coqueta ciudad de Gelendzhik. En un modesto aeropuerto, donde sólo una puerta enrejada separa la pista de aterrizaje de la calle, un día cualquiera la gente ingresa caminando, apenas pasando por un detector de metales. Eso no sucedió ayer: un estricto control policial se armó para la llegada de la selección europea. A tal punto que sorprendió a propios y extraños.

A la amabilidad que mostraron los islandeses para trabajar con los medios contrarresta la dureza de la policía rusa. Fue tan estricto el control en el aeropuerto que, por ejemplo, LA NACION fue expulsado del lugar sin la posibilidad de tomar imágenes de la llegada del seleccionado. Sólo pudieron acceder aquellos acreditados por la Federación de Islandia, que entregó una lista con los "habituales" cronistas que cubren a su selección. En la previa al comienzo de la Copa del Mundo, la seguridad es un tema primordial para la organización.

A diferencia de la frialdad de la policía, con quienes la barrera del idioma -casi ninguno habla algo más que ruso, y quienes lo hacen en inglés ni siquiera en un nivel fluido- los convierte en una muralla inquebrantable, la solidaridad de los ciudadanos muestra una doble identidad. Muaddib, por ejemplo, un joven que se acercó al aeropuerto a ver la llegada de Islandia no pudo ingresar al predio.

Muaddib, el "hincha" de Islandia que esperó el micro con el equipo al costado de la ruta
Muaddib, el "hincha" de Islandia que esperó el micro con el equipo al costado de la ruta Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Filipuzzi

Eligió esperarlos al costado de la ruta para saludar a un equipo por el que tiene "simpatía" de cara al próximo Mundial. Luego, amablemente, ofreció traslado. No fue el único: en distintas comidas, las personas que están en las mesas cercanas invitan tragos o platos. Una sana costumbre.

Los controles en el hotel de Islandia fueron tan estrictos como en el aeropuerto. Alcanzó con la credencial oficial del torneo para poder superar la primera barrera de seguridad en la entrada del complejo. Luego de una exhaustiva revisión al taxi que trasladaba a la prensa, se pudo ingresar al lujoso complejo que cuenta con unas canchas de fútbol y varias piletas para el entretenimiento. Sin embargo, una vez adentro, hubo que retirarse sin poder hacer imágenes: "Decisión de FIFA e Islandia", llegó a esbozar, en un inglés mal hablado, quién se encargó de ahuyentar a los periodistas.

Islandia ya está en Rusia. Desde este domingo comenzará a trabajar pensando en su debut mundialista. Será nada menos que contra la selección argentina de Lionel Messi. En silencio, el equipo que despertó la simpatía del mundo en la Eurocopa 2016 buscará ser la sensación del Mundial 2018.

El avión de Islandia, apenas aterrizó en Gelendzhik
El avión de Islandia, apenas aterrizó en Gelendzhik Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Filipuzzi

Conforme a los criterios de

Más información

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.