En medio de varios temores

Por José Ignacio Lladós Enviado especial
Por José Ignacio Lladós Enviado especial
(0)
27 de marzo de 2000  

BOGOTA.- Por un momento se creyó que no habría partido. Que el Colombia-Brasil que mañana abrirá las eliminatorias sudamericanas sería postergado hasta vaya a saber cuándo. Y es que el domingo 12 del actual, en el municipio de Caldas, Arturo Bustamante, presidente de la Federación Antioqueña de Fútbol y también vocal de la Federación Colombiana, fue asesinado a tiros por desconocidos.

Enseguida renació el miedo y, como para atenuar un poco los temores que existían del lado brasileño, Alvaro González, miembro de la Federación Colombiana, salió a aclarar que el encuentro se haría de todas maneras, aunque con medidas extremas de seguridad (entre 1300 y 1800 policías).

Nada, igual, alcanzó para tranquilizar a los brasileños, por más que ninguno de ellos acepta oficialmente el susto que traerán mañana a esta ciudad.

En medio de ese clima, de pronto se lesionaron cinco integrantes de la selección de Luxemburgo: ya estaban afuera Roque Junior, Athirson y Juninho. Y anteayer la lista se agigantó: se lastimó Cafú y hasta Rivaldo sacó de la galera una dolencia en la espalda.

Sin embargo, por aquí nadie se detuvo en suspicacias. No porque no las imaginaran, sino porque los colombianos prefieren centrarse en otro punto: ni Cafú ni Rivaldo estarán enfrente.

Un alivio. ¿O no, Bermúdez? "Pues no. Yo hubiera querido marcar a Rivaldo. Prefería a Brasil con todas sus estrellas, completo, para saber cuál es el punto exacto en el que se encuentra la selección colombiana. De todas maneras, no está Rivaldo, pero hay otros. Y es lo mismo. No podemos andar diciendo siempre que no están los que no están. En Colombia ya no juega más el Pibe (por Carlos Valderrama), tampoco está el Tren (por Adolfo Valencia). Y hay otros, es así de simple."

Como para no dar pie a las diferencias, el mismo tema fue abordado por Freddy Rincón, mediocampista de Santos y conocedor como pocos del medio brasileño: "Es lo mismo. Yo creo que debería ser reemplazado por Ricardinho, que es el mejor jugador del torneo brasileño. Si no está Rivaldo, estará Ricardinho". Casi lo mismo...

En realidad, el alivio existe. Si hasta el entrenador del seleccionado local, Luis Augusto García, confesó un sentimiento que es general: "Un empate será un buen resultado".

Tanto le preocupa la igualdad al Chiqui García que, durante la última semana, no se separó ni un instante de un video: Argentina 2 v. Brasil 0, en el Monumental.

"Ah, sí, ese partido lo vi como diez veces. Yo creo que los podemos anular así como Ortega lo hizo con Roberto Carlos en ese partido, por ejemplo."

Anular a Brasil, ésa es la cuestión. Con Oscar Córdoba en el arco, Iván Córdoba de líbero, Bermúdez y Yepes como stoppers, Bolaño como lateral-volante por derecha y Viveros por izquierda, Dinas y Rincón en función de doble pivote, Oviedo como enlace, y Angel con Ricard arriba. Un esquema nuevo, especial para atenazar a los brasileños.

Y es que, aunque los motivos sean diferentes, Colombia también siente algunos temores...

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.