Boca. En México, con la política alborotada