El US Open. En Nueva York, hubo lugar para una sola estrella: Hingis