En otra batalla, Ellerstina derrotó a Chapaleufú II

En un partido friccionado, ganó por 12-11 con gol de Javier Novillo Astrada en suplementario y obtuvo el Grupo A
Carlos Beer
(0)
2 de diciembre de 2001  

Debería haber sido un simple partido de definición de zona. Debería haberse jugado de manera tranquila, sin nervios, sin exabruptos, sin peligro. Debería haber servido más como un examen para ambos, para ver en qué nivel se encuentran de cara a las semifinales del próximo fin de semana. Debería...

Todos los supuestos hay que tirarlos al tacho de basura. Ellerstina (Telefónica) derrotó a Indios Chapaleufú II AMG por 12-11 en chukker suplementario, en una repetición de una "nueva guerra" (término utilizado en ambos palenques) entre estos equipos. El resultado dejó al vencedor en el primer lugar del Grupo A del 108° Campeonato Argentino Abierto Movicom Bellsouth y deberá enfrentar al segundo del B, que se define hoy, aunque ahora esto resulta sólo una anécdota.

Dos puntos de análisis necesita este partido. Primero, el que se llevó más palabras de los protagonistas: el arbitraje y, en directa relación, la explicación de esta denominada guerra . "A los jueces se les fue el partido de las manos", dijeron unos y otros, pese a que se mostraron dos tarjetas amarillas (Eduardo y Miguel Novillo Astrada). La tarea de Haurie y Alberdi puede discutirse. Fueron permisivos y no pudieron imponer su autoridad, la primera misión de todo árbitro de cualquier deporte. Desde allí, entonces, reinaron los reclamos, los cruces al límite, las denuncias de golpes, los excesos . Una aclaración: el protestado tacazo de Miguel Novillo a Pepe Heguy en el 4° chukker fue casual, una acción del juego.

Pero atención: hubo 29 foules, 15 de Chapaleufú II y 14 de Ellerstina. Y las faltas las hacen los jugadores. Esto viene relacionado con la historia de este enfrentamiento. Por más que se trate de una definición de zona supuestamente intrascendente, este partido debe ser, hoy por hoy, el más difícil de dirigir del mundo . Siempre salen choques parejos, luchados, enredados, ásperos, peligrosos. Los dos últimos ejemplos ayudan a apoyar esta tesis: este año ganó Ellerstina por un gol en Tortugas; en la definición de zona del año último, Chapaleufú II venció en suplementario al La Cañada de los Novillo Astrada. Es un duelo que ya tiene pica deportiva dentro del campo...

Más allá de la guerra , hubo un ganador en un partido lleno de altibajos. Chapaleufú II pasó de perder 2-1 a ganar 4-2. Ellerstina saltó de un 3-6 en el 4° chukker a un 10-6 en el séptimo (detalle: en el 5° y 6° chukker el campeón argentino no hizo goles). Luego, los Heguy se colocaron arriba con un 5-0 para quedar 11-10 con un gol de Eduardo a los 5m42s del chukker final. Parecía definido, pero Miguel Novillo lo igualó faltando 30 segundos, y su hermano Javier hizo el de la victoria con un penal del lugar, a centímetros del mimbre rival. Esa falta se sancionó después de una acción en la que los ocho jugadores lucharon por la bocha varios segundos en un rectángulo de pocos metros, cerca del arco de Chapaleufú II. Un símbolo del enredo que fue el partido.

Si bien vencer en suplementario es casi como una lotería, Ellerstina ganó porque cumplió su objetivo . Cerró el partido y logró llevar el partido al terreno de la lucha, sin largas corridas, el juego que mejor hacen los Novillo. Con un plus conocido: otra vez demostraron que les gustan los difíciles, que se agrandan contra los mejores. Para Chapaleufú II, es la tercera caída en la temporada . El campeón argentino no encuentra la regularidad que supo exhibir.

Diversidad de criterios

Pese a que son pocos jugadores por equipo, en un conjunto de polo se pueden encontrar muchas opiniones sobre un mismo tema. Así, los jugadores de Ellerstina, más allá de la felicidad que tenían por su victoria, dijeron esto sobre su actuación: "Jugamos muy bien. Estoy muy conforme con el equipo" (Miguel Novillo Astrada); "no jugamos bien: podemos hacerlo mucho mejor" (Eduardo); "me gustó la actitud del equipo, pero jugamos muy nerviosos" (Javier); "mejoramos, aunque nos falta para llegar al ciento por ciento" (Gonzalo Pieres).

En lo que sí coincidieron fue en las críticas al referato. "En la AAP le sacaron el freno. En este partido debió haber tres coloradas y terminar todos con amarillas", afirmó el back. "El partido fue una guerra, un desastre. Pero siempre en los partidos con estos flacos (por los rivales) se termina con amarillas", aseguró Eduardo. "El referato fue muy malo y, en algún momento, nos perjudicó", expresó Javier. "Hubo mucho roce, los referís deberían haber cobrado más", aseveró Gonzalito.

Sobre el rival en semifinales, si bien todos dijeron que hay que ganarle a cualquiera, Miguel Novillo Astrada fue un poco más allá: "Por juego, nos calza mejor Chapaleufú".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.