En picada: Huracán fue vapuleado por Chicago

En un choque clave por la permanencia, el equipo de Gorosito, que sabe lo que quiere y cómo conseguirlo, jugó muy bien y se impuso por 4 a 2
(0)
12 de mayo de 2003  

El hombre (Huracán) transpira porque sabe que un salto semejante siempre trae peligro. Llega el momento del paso adelante (el torneo Clausura); unos minutos en caída libre lo llenan de adrenalina y hasta disfruta la presión de jugarse entero (las primeras fechas). El suelo está cada vez más cerca, es momento de abrir el paracaídas (se va Babington y asume Célico); tira de la cuerda, y nada pasa. La experiencia en situaciones similares le indica que abra el de emergencia (es la peor racha negativa de su historia), jala fuerte y se queda con la cuerda en la mano (ayer sumó un torneo completo, 19 fechas, sin ganar); le queda uno, el de último recurso, pero hay poco tiempo, el suelo está ahí nomás y la caída es en picada. Así está El Globo luego de perder por 4 a 2, en Mataderos, ante Nueva Chicago, un rival directo en la lucha por la permanencia.

Da la sensación de que es imposible que Huracán se quede en primera. No tiene respuestas anímicas, y mucho menos futbolísticas. Es más, si no hay un cambio radical en el club de Parque Patricios, el golpe puede ser tan estruendoso que podría pasarle lo mismo que a Platense y a Ferro, que bajaron dos categorías en un año. Encima, ayer, se encontró con un equipo compacto como Chicago, que sabe lo que quiere y cómo conseguirlo.

De entrada, el local se puso en ventaja, ni tiempo para esperanzarse tuvo el Globo. Mala salida de Ríos, gol de Ceballos de cabeza entre los dos centrales. Chicago se floreaba, controlaba todo, sabía que no podía perder ante un rival al que le había robado el alma. Taco de Ceballos, Carreño encara, engancha, y clava la pelota en un ángulo. Fiesta verde y negra, Huracán no pasaba la mitad de la cancha y Ríos se revolcaba para evitar más goles.

Sobre el final del primer tiempo se terminó el partido. Una excelente jugada preparada en un córner terminó el tercero del equipo dirigido por Néstor Gorosito. Amaya tocó la pelota corta para Carreño, éste la dejó pasar y giró hacia afuera, Ceballos tocó de primera para Carreño y otra vez al ángulo. Dos minutos más tarde, Amaya marcó el cuarto con otro golazo, esta vez, de tiro libre.

Reglamentariamente no se puede, pero por piedad, el partido pudo haber terminado allí. Chicago levantó el pie del acelerador; pero al manejar tanto la pelota algo tenía que hacer, y cuando se lo proponía creaba peligro mientras Huracán deambulaba; salvo Hirsig en el medio, nadie hacía las cosas bien en el Globo. Llegaron los dos goles del descuento, los del honor, pero la historia estaba cerrada. Chicago se sentía ganador desde hacía rato y no había tiempo. Como dicen Los Redondos: " El futuro llegó, hace rato. Todo un palo, ya lo ves"... Huracán.

Entre Mataderos y San Lorenzo

Para el técnico de Nueva Chicago, Néstor Gorosito, el futuro presenta dos alternativas: la continuidad en el conjunto de Mataderos o una posible vinculación con San Lorenzo, que ya busca DT.

En la semana, los dirigentes de Chicago le ofrecieron a Gorosito la renovación por dos años del vínculo que concluirá en junio próximo. Al respecto, el entrenador expresó: "Para mí, es muy emocionante esta propuesta, pero todavía no tengo nada decidido".

Gorosito demorará su respuesta, ya que está esperando una oferta concreta de San Lorenzo. Si bien para los dirigentes azulgranas Reinaldo Merlo es el candidato principal, Gorosito es el preferido de los hinchas y el más económico para la tesorería del Ciclón.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.