La primera B Nacional. En Quilmes, la barbarie ocupó el lugar del fútbol