El torneo Clausura. En Rosario, un clásico muy custodiado