Olimpismo. En Salt Lake City se admitió el soborno