En Sudáfrica volvieron los errores y los Jaguares sufren una involución en su juego

Tras los buenos momentos en Vélez, el equipo argentino no logra consolidarse; sin solucionar los problemas en el scrum y con equivocaciones en el manejo (una de sus virtudes) perdió 26 a 13 ante Bulls
Fernando Vergara
(0)
16 de abril de 2017  

Los Jaguares dieron pasos atrás en su juego
Los Jaguares dieron pasos atrás en su juego Fuente: AFP

PRETORIA, Sudáfrica.– Después de la racha positiva en Buenos Aires, el camino de Jaguares parece minarse en la segunda gira sudafricana del año y la senda de la franquicia argentina en el Super Rugby tomó un tinte de color más oscuro. A todas las virtudes exhibidas en la primera parte del año en Vélez le sucedieron una serie de derrotas que obstruyeron una confianza lograda gracias a dos cualidades: concentración y fortaleza mental. Con Lions en el horizonte el próximo viernes, el panorama se vislumbra complejo y a las preocupaciones se le añaden más incógnitas que certezas.

Ayer, en la derrota 26-13 ante Bulls, Jaguares jugó dos tiempos completamente distintos entre sí. En el inicio, sufrió con el desarrollo del partido y sólo acumuló imprecisiones. Cuando logró manejar la pelota no consiguió penetrar. Además, cuando tuvo que salir de campo propio, no lo manifestó de manera prolija y ordenada. Las buenas sensaciones llegaron en los primeros 20 minutos de la segunda mitad. Jaguares, renovado y con otras intenciones, encontró algunas grietas en la defensa rival. Fueron los instantes en que Bulls, pasivo, perdió algo de calma. Pero la ilusión duró apenas minutos.

¿Qué pasó para que después de un arranque de temporada auspicioso los desempeños del equipo bajaran considerablemente? Vale separar algunas cuestiones. Reds significó el desafío mayor de los conjuntos que visitaron Buenos Aires. Lions, en tanto, resguardó a varias de sus figuras, y Jaguares allí obtuvo su triunfo más valioso en este certamen. Cheetahs, por su parte, no pudo representar un parámetro de las mayores exigencias que llegarían con este viaje. No obstante, los argentinos evidenciaron un juego sólido, confiado, con intensidad defensiva.

Jaguares, un equipo que pregona el cuidado de la pelota, ayer pagó caro su mal manejo. En varios lapsos perdió la brújula. Justamente, el punto de inflexión del encuentro se produjo con un control argentino en la línea de 22 metros del rival (Bulls 16-13 en el marcador). En apenas segundos, una pérdida visitante y la justeza de Handré Pollard con su pie derecho posibilitó que Lodewyk de Jager se lanzara al ingoal y sentenciara el duelo en la fresca noche de Pretoria. “Por errores propios nos pusieron en nuestro campo. Es una pena, perdimos la pelota en terreno del rival y de ahí vino el segundo try de Bulls que nos terminó de sacar del partido”, explicó Joaquín Tuculet a la nacion.

No obstante, Bulls, que arribaba a este cruce con cinco derrotas en seis partidos (tres de ellas de manera consecutiva) manejó a la perfección la opción de line y maul. Los locales, también, complicaron en el punto de contacto porque constantemente machacaron y llegaron con muchos hombres para recuperar la pelota. Durante un buen lapso, dominaron las formaciones fijas a su antojo. ”Sabíamos que ellos buscarían el partido de movida, con ritmo, presionando. Estaban dolidos por la última derrota en Japón y fueron justos ganadores”, explicó Jerónimo de la Fuente.

En esta gira por Sudáfrica, aparecen datos que surgen como un dolor de cabeza y hacen preocupar a Jaguares en las formaciones fijas. El scrum volvió a ser un déficit. El equipo argentino, con 74%, figura último sobre 18 equipos en la eficacia de ese rubro. “No tenemos excusas. Hay que ser un poco autocríticos”, resaltó Guido Petti.

Otro de los puntos salientes para mejorar es el de la indisciplina: Jaguares es el equipo que más tarjetas amarillas acumula en el actual Súper Rugby con nueve, dos más que Hurricanes y Reds. Por séptima vez en siete partidos, los dirigidos por Raúl Perez quedaron en inferioridad numérica.

En lo que va de esta excursión, el ataque tampoco pudo adquirir mayor fluidez. Se dificulta mover la pelota a las bandas, la búsqueda con el pie no siempre es precisa y las opciones para desequilibrar son escasas. En los dos partidos disputados en Sudáfrica, Jaguares llegó al ingoal rival solamente en dos ocasiones (Creevy con Sharks, ayer Bertranou). En definitiva, nunca pudo desplegar su juego ofensivo.

La próxima semana, la franquicia nacional deberá trabajar haciendo hincapié en varios aspectos. En el camino aparece Lions, el equipo sudafricano que más puntos ha sumado en el torneo, 28, con seis victorias y apenas una derrota. Por lo pronto, Jaguares llegará al último partido de la gira con la confianza mermada. Con mucho por delante, el tiempo será el encargado de marcar si esta gira por Sudáfrica resulta decisiva en las aspiraciones por meterse en los playoffs.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.