En Tokio, el equipo de Ramón Díaz apunta a Juventus