El US Open. Entre la euforia de Arnold y las lágrimas de Puerta