Ernesto Romero y el Latino: "Papa Inc merecía correrlo"

El entrenador, que fue tercero en 1995 en el Club Hípico, de Chile, con El Coliseo, confía en el papel que el defensor de Keyser Soze cumplirá en el internacional del 14 de marzo
Gustavo González
(0)
27 de febrero de 2015  

Hay una frase que Ernesto Romero repite un par de veces durante la charla con la nacion: "Esperamos que el ganador sea argentino, que el premio quede acá". La historia de nuestro turf en el Gran Premio Latinoamericano tiene más espinas clavadas que medallas colgadas y el entrenador no se desentiende de un estigma inevitable cuando aquí se habla del clásico que, el 14 del mes próximo, se hará en Palermo.

Romero prepara a Papa Inc, uno de los cinco caballos que representarán a Palermo, San Isidro y La Plata. El ganador del Clausura y el Vignart, en el Bosque. El que más trabajó específicamente en la pista para ganarse una gatera.

"Había quedado bien después de la última y empezamos a prepararlo para el Latino desde que supimos que estaba nominado", cuenta, y habla en plural para referirse, seguramente, al equipo en el que lo secundan sus hijos Gustavo y Mariano.

"Es muy probable que el domingo dé la pasada, y si no el lunes, dependerá de cómo esté la cancha", anuncia Ernesto, que recibió al defensor de Keyser Soze hace poco. Uno le insinúa que fue hace seis meses, y responde: "Me parece que menos, ¿eh?". Y analiza: "Cada vez lo conocemos mejor, es un caballo corredor, que cuando compite da todo. Buen comilón, aunque es mediano, y es manso, manejable, hace lo que uno le pide. Siempre anda contento. Hizo todo para clasificarse, se lo ganó en la cancha y merecía correrlo".

–¿La distancia [2100 m] es ideal para él?

–Sí. Igual, el Pellegrini [2400 m, quedó cuarto] lo corrió bien. Éstas son carreras difíciles, picantes. Suelen hacerse rápidas.

–Usted tiene una buena experiencia en el Latino.

–Lo corrí una sola vez, en Chile, con El Coliseo [1995], que terminó tercero de Patio de Naranjos y El Sembrador. No tuvimos suerte en el desarrollo, se corría al revés [en el Club Hípico]. Corría de atropellada y se le hizo difícil. Era millero, muy buen caballo.

Claro que era muy bueno, aquel hijo de Fitzcarraldo. Como Papa Inc, uno de los argentinos que le pondrá el pecho a la historia.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.