Es la hora: la NBA se abre para los argentinos

Hoy arranca el mejor torneo del mundo, con Rubén Wolkowyski (Seattle) y Juan Sánchez (Philadelphia)
(0)
31 de octubre de 2000  

Martes 31 de octubre de 2000. Día histórico para el basquetbol argentino. Comienza la temporada de la NBA y se producirá el tan esperado debut de un jugador argentino en la competencia más exigente del mundo. Un vacío de tantos años se llenará con una doble alegría, porque a la participación de Rubén Wolkowyski con Seattle Supersonics, se sumó anoche Juan Ignacio Sánchez, confirmado en el plantel de Philadelphia 76ers.

En los últimos años, la espectacular competencia norteamericana fue ganando popularidad en nuestro país, pero esta vez la expectación estará colmada por los intereses de tener a dos argentinos en acción.

El Colorado Wolkowyski, rebautizado Big Rub en su versión NBA, jugará en Canadá, en el primer partido de Seattle, frente a Vancouver Grizzlies. El partido comenzará a las 22.30 (0.30 de nuestro país). Y por esas cosas de la programación, es posible que Pepe Sánchez, el que más sufrió para llegar, se convierta en el primer argentino en jugar en la NBA, porque el comienzo del partido que Philadelphia jugará en Nueva York ante los Knicks es a las 20 (las 22 de la Argentina). Este encuentro irá en directo por ESPN.

Lo de Sánchez merece aclaraciones. Cada plantel está formado por 15 jugadores, pero sólo 12 van a la cancha y tres son incluidos en la "lista de lesionados". Los Sixers ya ubicaron allí a dos jugadores: Speddy Claxton y Matt Geiger. Y el argentino podría ser el tercero.

Otros argentinos pudieron ser los precursores. En los 50, Oscar Furlong desestimó la posibilidad de jugar en la Liga, cuando no era conocida. Fueron elegidos en el Draft Jorge González, Hernán Montenegro, Marcelo Nicola y Emanuel Ginóbili, pero ninguno llegó. Héctor Campana tampoco superó las pruebas en New Jersey.

Pero en la historia quedarán los nombres de Wolkowyski y Sánchez, que recorrieron caminos opuestos para llegar a la NBA. El pivote chaqueño ingresó casi de casualidad, ya que Miguel Ferreira, un agente de jugadores, le entregó un video suyo a David Pendergraft, el asistente del DT de los Sonics, Paul Westphal. El ayudante se lo mostró al entrenador, que lo invitó a las pruebas de verano. Wolkowyski no habla inglés y nadie sabía de él. Sin embargo, hoy será el primer reemplazo para los hombres grandes, Vin Baker y Patrick Ewing.

Pepe Sánchez, siempre buscó llegar y dio todos los pasos que se aconsejan para logarlo. Desde Bahía Blanca rindió un examen de ingreso para la universidad de Temple. Allí jugó cuatro años, después se anotó en el Draft 2000, pero no fue elegido. Participó por invitación en los campus de los Sixers, donde no fue confirmado hasta el último día. A esta altura su inglés es perfecto. Sus virtudes y defectos son conocidos por todos los técnicos.

Eso sí. Los dos comparten la misma vocación de trabajo. Son autoexigentes en sus preparaciones físicas y sus argumentos principales para estar en el lugar que tantos otros soñaron no es la habilidad, sino el esfuerzo y su propensión para el trabajo defensivo.

Poco antes del arranque, la prensa regional de Seattle se mostró sorprendida por el desempeño de Wolkowyski. Seattle Times comenta: "Es extremadamente rápido para su peso. Es un gran proyecto". Claro que no todas son flores. Demostrando que este certamen no es fácil, el mismo periódico dice: "Es bueno, pero es tan verde como la camiseta de los Sonics". Y se pregunta: ¿Será Wolkowyski el Borrel de la temporada anterior o podrá ayudar?". Para entender el comentario, Borrel es Lázaro, el cubano que el torneo anterior pagó el precio de su inexperiencia y tuvo pocos minutos con los Sonics.

Para ver a los argentinos habrá que seguir la grilla de programación de ESPN y de PSN, las dos empresas que tienen los derechos de la NBA en la Argentina. La posibilidad de Direct TV es más costosa, claro. Porque si bien allí se asegura la televisación de cinco o seis partidos por noche, es por el sistema "pague para ver".

Como para no olvidarnos, continúan las atracciones. Como plato principal, Los Angeles Lakers, el último campeón, revivirá en el debut la apasionante final del Oeste en la temporada 1999/2000 ante Portland. Shaquille O`Neall y Kobe Bryant ante Scottie Pippen y compañía. Orlando también se reforzó con Grant Hill y Tracy McGrady. Miami y New York también renuevan sus esperanzas. En fin, las emociones son muchas y están en marcha como cada año. Pero esta vez sentiremos que son un poco más nuestras.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.