"Es un desafío apasionante"

(0)
23 de octubre de 2000  

El celular sonó en el aeropuerto de San Miguel de Tucumán. Mercedes Paz, desde anteayer la nueva entrenadora de María Emilia Salerni, esperaba a su pupila. No había pasado más de un minuto de charla y dice: "Y... tengo la suerte de volver a estar muy cerca del tenis, creo que se trata de un desafío apasionante".

Cuenta que el ofrecimiento la tomó por sorpresa. Que durante el último US Open le habían insinuado si tenía ganas de comenzar su carrera como entrenadora, a poco más de dos años de su retiro como profesional. Le gustó la idea, pero Mecha Paz estaba viviendo un presente alejado de los courts y cercano al campo empresarial, ya que es la propietaria de la franquicia del primer McDonald’s que se abrió en su provincia natal. Y eso no era todo: a fines de año pensaba casarse con Marcelo Corbalán Costilla, pero...

"Tanto la gente de McDonald’s como Marcelo supieron entenderme frente a la propuesta de ayudar a Pitu. Son muchos años dentro de este deporte. Hay cosas que me quedaron en el tintero y creo que puedo alcanzarlas en esta nueva etapa. Salerni tiene un gran futuro", dijo Paz, quien hoy empezará a trabajar con la rafaelina.

Durante la próxima semana, Pitu -y Mariana, su hermana mayor- vivirán en la casa de Mercedes Paz. A la hora del trabajo, se sumará el profesor José Banegas, ex preparador físico del seleccionado tucumano de rugby. Y, en un par de semanas, el primer viaje juntas, rumbo a Malasia y Tailandia.

"Nos va a venir bien para conocernos y para preparar la pretemporada. Voy a ir a todos los torneos con ella, full-time. Pienso que Pitu tiene muchísimo futuro y mis quince años de circuito pueden ayudarla a insertarse en el circuito. Siempre con la premisa de que el coach tiene que estar en un segundo plano: es el jugador el que sale a la cancha. Pero repito: siento que es un desafío apasionante."

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.