Suscriptor digital

Esclavo del tiempo

Cristian Grosso
(0)
28 de marzo de 2000  

Marcelo Bielsa no les dio la espalda a los jugadores del medio local. Con sus nueve convocatorias ha citado del medio argentino a 32 futbolistas sobre el total de 57 llamados. ¿Tantos? Sí, la mayoría, nada menos que el 56,14% de sus elecciones, aunque la sensación instalada en la gente sea exactamente la contraria. ¿Quiénes han sido? Bassedas, Berizzo, Claudio y Dario Husain, Guillermo Barros Schelotto, Palermo, Ibarra, Samuel, Méndez, San Esteban, Pandolfi, Aimar, Riquelme, Bonano, Arruabarrena, Delgado y Lombardi; más Astrada, Cagna, Sorin, Calderón, Lussenhoff, Bizzarri y Solari, que ahora están en el exterior, y los juveniles Juan Fernández, Nicolás Medina, Fabricio Coloccini, Franco Costanzo, Julio Arca, Cristian Grabinski y Andrés D´Alesandro.

El técnico tiene derecho a elegir entre quienes considera que son los mejores. Y Bielsa está convencido de que los mejores están afuera. ¿Por qué? Su explicación es sólida y convincente: la fortaleza económica de las poderosas ligas de Europa les permite a sus clubes retener a los mejores jugadores locales y, además, comprar a los que más se destacan en el extranjero. Mientras esos certámenes se potencian y se vuelven más competitivos, el argentino, por ejemplo, se devalúa. Entonces Bielsa distingue y valora la posibilidad de codearse y sobresalir en un medio mucho más jerarquizado. Por eso prefiere a aquéllos. Por eso en la lista para jugar con Chile hay 5 de acá y 15 de allá.

// // //

Formar un conjunto paralelo con los futbolistas que se desempeñan en la Argentina no sería sencillo. Bielsa ya lo definió como "inaplicable". Los sobrecargados calendarios le impedirían hacer prácticas. Ejemplo: convoca a un jugador de Boca o de River, pero no puede trabajar con él el lunes porque debe descansar tras la fecha, ni el martes porque es el día previo a su actuación en la Copa Libertadores, ni el jueves porque nuevamente tiene que recuperarse, y tampoco el viernes porque ya se concentrará ante la nueva fecha. Y todo esto sin invocar los mezquinos intereses de los clubes, los que José Pekerman más de una vez sufrió.

Podría citar a jugadores de Lanús, Argentinos o Chacarita. Pero para Bielsa no serían los mejores. Así, ¿de qué serviría?

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?