"Este resultado no afectará el ánimo"

Pellegrini negó que este empate, el segundo seguido, influya en el espíritu del equipo
(0)
12 de mayo de 2003  

PARANA (De un enviado especial).- Esta atípica excursión a un terreno desconocido para River no salió todo lo bien que esperaba el conjunto millonario. Había que ver, nomás, los gestos de los hombres del club de Núñez al retirarse del estadio. Fastidio era la sensación unánime en el DT Manuel Pellegrini y sus jugadores: de esta ciudad se llevaron el segundo empate consecutivo, lo que los hizo descender hasta el segundo escalón de la tabla, un punto por detrás de Vélez y Boca.

Sin embargo, el entrenador chileno se encargó con rapidez de despejar cualquier duda sobre el espíritu del plantel. "Este resultado no afectará el ánimo del equipo", señaló apenas se asomó del vestuario visitante.

"Todo este ambiente (por la forma en que se decidió jugar en Paraná) más la proximidad del partido con Corinthians (pasado mañana) condicionaron el rendimiento de River. Duelen más los puntos que perdimos contra Chicago que los que perdimos hoy (por ayer). Hicimos méritos para quedarnos con algo más que este empate", explicó Pellegrini.

"Debimos haber marcado más diferencia. Hubo un penal clarísimo a Ludueña y otro bastante claro a Husain. Yo vi un buen River hasta el gol de Capria, que fue de otro partido, y eso agrandó a Union", comentó.

La presencia de José María Buljubasich estuvo en duda en la semana previa, por el error del domingo último en el gol del empate de Nueva Chicago. Consultado sobre la actuación del arquero, Pellegrini aseguró que lo vio "bien, tranquilo y sereno".

Más allá de lo futbolístico, muchos protagonistas millonarios se quejaron del estado del césped. Aunque Martín Demichelis, siempre con una expresión sensata a mano, fue uno de los pocos que le escaparon al asunto: "Si hubiésemos ganado, nadie hablaría del campo".

Pellegrini fue quien mejor expresó ese descontento mayoritario. "Fue un partido jugado en condiciones desventajosas, por el difícil momento que atraviesa Unión y por el pésimo estado de la cancha. Era imposible que la pelota picara en forma normal", se quejó el entrenador.

"Incluso nos perjudicó a los dos, porque Unión también tiene varios futbolistas con buen dominio. En un fútbol de tanta jerarquía y prestigio como el argentino -reclamó-, la AFA debería replantearse la necesidad de jugar partidos de este tipo, en estas condiciones."

Más allá de esa cuestión, Daniel Ludueña fue protagonista de una jugada controvertida, en la que Marcelo Mosset pareció cometerle penal.

"El árbitro me dijo que me tiré. ¡Cómo me voy a tirar si quedaba de cara al arco!", se fastidió el volante.

Está claro que, por muchas razones, el malestar fue la sensación dominante en el vestuario de River. Y se percibió.

Fuertes criticó al árbitro Bassi

Esteban Fuertes se diferenció del resto de sus compañeros de River. Habló, sí, del mal estado del campo de juego, pero le apuntó al árbitro del partido, Gustavo Bassi.

"La cancha estaba mal, pero hubo otras cosas que influyeron, como los dos penales que no sancionó Bassi", se quejó el delantero.

Las críticas de Fuertes fueron más lejos. "Lo de Bassi no es de ahora. Tuvo otras actuaciones en contra de River; no es un buen árbitro. La AFA tendría que replantearse algunas cosas con respecto a este juez."

Al final, analizó la igualdad: "El empate nos deja cerca, pero no nos sirve de mucho".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.