"Este triunfo se lo dedicamos a la gente"

Bautista Heguy agradeció el apoyo que le brindó el público
(0)
10 de diciembre de 2001  

Imagine la alegría que había en el palenque de Indios Chapaleufú... Bueno, a esa cantidad súmele el doble. "°Vamos Chino, vamos!", grita desaforadamente Horacio Heguy abrazando a Marcelo Frayssinet. "°Por fin una alegría!", exclama a todos en general y a nadie en particular Bautista. Abrazos, felicitaciones, gritos, ojos vidriosos llenos de emoción, más felicitaciones. Fue el gran triunfo que los ganadores esperaron por mucho tiempo .

"Empezamos una barbaridad. Después perdimos mucho taqueo, y Mariano y Marcos se enredaron un poco en el medio", arrancó comentando el delantero, cuando una mujer lo interrumpió a los gritos: "Jugaste una barbaridad. Es mentira que Cambiaso es el mejor". El delantero siguió: "Ese comienzo es como deberíamos jugar siempre al polo. Ellos aprovecharon nuestros errores, y nosotros nunca sabemos aprovechar los de los rivales. Siempre ganamos por nuestros aciertos". Para el final, habló del aliento del público: "La gente y nosotros necesitábamos una alegría así después de algunos años duros. Se lo dedicamos a la gente" .

Mariano Aguerre, en su primer año en Chapaleufú, disfrutaba. "Siempre pellizco alguna final, ¿no?", lanzó con una sonrisa de oreja a oreja. "Hasta el 6-0 jugamos bárbaro, y después nos caímos. Eso es típico. Les ganamos por los caballos y cuando pudimos abrir la cancha. Igual, sé que podemos jugar mejor", aseguró antes de recibir otra felicitación.

Sin moverse de su silla ("todavía estoy acalambrado", explicaba a todos los que se le acercaban), Marcos Heguy daba su punto de vista. "Teníamos que hacer lo del principio y lo pudimos repetir en el final. En el medio no sé qué pasó... Fue un poco culpa mía: mis compañeros jugaron muy bien y yo no tanto. Me asusté cuando salió Horacito, porque pensé que perdíamos todo el orden. Pero el Chino (por Frayssinet) jugó un partidazo". Y también habló de la gente: "El apoyo es impresionante. Te dan ganas de vivir".

Claro que está fiesta tenía un invitado de lujo: el Chino Frayssinet. "Me llamaron a las tres y media porque Horacito estaba con conjuntivitis. Tuve que mandar a buscar las botas porque yo venía para la tribuna. No me asusté nada. °Como voy a a asustarme con los tres genios que tenía adelante! Aparte, jugar una semifinal así contra Chapaleufú II es un sueño." Se le preguntó si el gran gol que hizo en el chukker final fue el más importante de su carrera, y respondió eufórico: "°Qué te parece!".

Y siguieron las felicitaciones por un triunfo que será recordado por mucho tiempo...

"Siempre tuve confianza"

Horacio Heguy tenía conjuntivitis y por eso debió abandonar la cancha en la mitad del partido. Sin embargo, el capitán de Chapaleufú afirmó que nunca sufrió desde afuera del campo. "Siempre tuve confianza y supe que íbamos a ganar. Les tenía mucha fe a mis compañeros".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.