Estirpe: virtudes de un grupo que está en boca de todos

Las Leonas ya son una marca registrada; las claves que hicieron que las argentinas sean favoritas en Perth, las jugadoras que forman la columna vertebral del equipo y el análisis de cada uno de los participantes del Mundial
(0)
23 de noviembre de 2002  

Los seguidores del hockey, en la página oficial de la Federación Internacional, eligieron a la Argentina como el principal candidato para adjudicarse el Mundial. Los medios australianos también destacaron que la formación argentina es la medida de todos los equipos. Estas son algunas de las claves que hicieron que las Leonas se ganen el respeto de todo el planeta hockey:

  • El desequilibrio individual : de mitad del campo para adelante, la Argentina cuenta con figuras capaces de ganar partidos por sí solas gracias a su habilidad, manejo y capacidad resolutiva. El talento de Aymar, el fuego goleador de Oneto y la explosión de García, por ejemplo, son tres estandartes.
  • La solidez defensiva : apuntalada por Cecilia Rognoni, la última línea sabe cómo mecanizarse con las mediocampistas para cerrarle los caminos al rival.
  • Juego de equipo : muchas llevan varios años actuando juntas y el equipo se conoce de memoria. Son solidarias e inteligentes y luchan hasta el final.
  • Las arqueras : Mariela Antoniska y Paola Vukojicic son dos guardavallas muy sólidas, especialmente en la defensa de córner.
  • Capacidad goleadora : no sólo Oneto y García aparecen como alternativas para convertir. Surgen como muy buenas variantes Karina Masotta, Natalí Doreski y Cecilia Rognoni, está última especialmente en los córners cortos.
  • En condiciones ideales : las chicas llegan con experiencia porque casi todas ya afrontaron desafíos importantes. Pero también están en su plenitud en el aspecto físico, como para soportar una dura competencia de nueve partidos en algo más de dos semanas.
  • La magia: Luciana Aymar

    Es talento puro de nacimiento; hace magia con la bocha y después no sabe cómo lo hizo. Le sale así, naturalmente. Le faltaba integrarse más como pieza de equipo, pero evolucionó notablemente en este sentido y ahora no peca de individualismo, sino que está perfectamente inserta en todo el circuito ofensivo de la Argentina. Complica permanentemente con su dribling y acostumbra desparramar adversarios dentro del área.

    Personalidad: Cecilia Rognoni

    Es la que reúne más aptitudes en el plantel: puede actuar como líbero, stopper o en el medio campo. Gracias a su tremenda pegada aporta muchos goles en los córners cortos. Se anima a subir seguido y maneja los tiempos de manera perfecta; tiene un radar (itálica) en su cabeza y goza de un panorama de todo el campo.

    El Gol: Vanina Oneto

    La centrodelantera representa el olfato goleador. Empezó siendo más rebotera, pero se transformó en una gran definidora. Es muy difícil marcarla sin cometerle foul y genera la mayoría de los córners cortos para la Argentina. Está mucho mejor físicamente que hace algunas temporadas y ganó en velocidad.

    El equilibrio: Ayelén Stepnik

    De gran movilidad. Se combina de manera excelente con Rognoni, que juega adelantada en el medio. Desde el centro de la cancha, realiza el trabajo de hormiga y aporta sacrificio para recuperar la bocha, aunque también su despliegue es importante por su buen manejo de la bocha. Llega con la madurez justa después de haber hecho su debut en el Mundial de Utrecht, en 1998.

    La experiencia Karina Masotta

    La veterana del equipo aporta la sabiduría de tres mundiales, desde 1990. Puede ser desequilibrante por su sector y también aporta su cuota de gol. Tiene una trayectoria que avala su capitanía. En el Mundial de Dublín, Irlanda, en 1994, cuando la Argentina fue subcampeón, fue elegida como la mejor del planeta.

    ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Deportes

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.