Estrellas de Lazio que se entrenan en Buenos Aires

Crespo, Salas, Sensini y Verón se mueven a las órdenes de un preparador físico italiano.
(0)
26 de agosto de 2000  

Sería una falta de respeto agarrar un raqueta acá, donde se entrena un montón de genios que nos representan en el exterior. No voy a negar que es un deporte que me gusta y que lo sigo por televisión. Pero cuando por diversión se me da por jugar al tenis lo dejo para cuando estoy en Italia... ahí no me ve nadie"

// // //

La frase pertenece al delantero Hernán Crespo. En medio de un ambiente de raquetas y de encordados se cuela por las mañanas una pelota número cinco. Se mueve gracias a los pies de Marcelo Salas, de Sebastián Verón y de algún invitado ocasional a un picado improvisado. "Es para matar el vicio", explica el defensor Roberto Sensini. Desde hace unos días se convirtieron en personajes habituales del complejo deportivo Vilas Racket, en Palermo.

Por iniciativa de Lazio, los futbolistas Crespo, Verón, Sensini y el chileno Salas están en Buenos Aires de pretemporada a las órdenes de un preparador físico que viajó especialmente desde Roma. Entre los tenistas top de nuestro país y otros que van en camino hacia el profesionalismo, entre gente que deja su esfuerzo para eliminar los excesos en las comidas y los curiosos circunstanciales, un grupo de jugadores completa la base física que le servirá para la próxima temporada europea.

Para no desgastarlos con los viajes constantes que proponen las eliminatorias sudamericanas, Lazio envió a la Argentina al preparador físico Walter Di Salvo con el objetivo de ponerlos a punto para las competencias que se les vienen. "El campeonato en Italia comienza el 1º. de octubre y como allá los equipos ya están de pretemporada tenemos que hacer un trabajo similar con los futbolistas sudamericanos que juegan las eliminatorias", relata Di Salvo con la preocupación por hacerse entender con su italiano.

Sus goles y sus virtudes futbolísticas pertenecen a la elite del fútbol italiano, pero en la jornada de ayer -con excepción de Crespo, que trabajó en el gimnasio- se vieron en un fútbol 5 que, por momentos, paralizó el tránsito sobre la calle Valentín Alsina, que da sobre el complejo. Los referentes de un equipo son Di Salvo y Sensini, mientras que en el otro, en el que también jugó el representante Gustavo Mascardi, están Verón y Salas.

"Como para ponerle un final distendido al trabajo físico que hicimos estos días nos tomamos un tiempo para jugar al fútbol. Nos hace bien para no perder el ritmo futbolístico", dice Sensini. El trabajo habitual consiste en una hora de gimnasio, una rutina aeróbica por los bosques de Palermo y se concluye con algunos movimientos con pelota.

Salvo Verón, que se mantiene firme en su posición de no hablar con el periodismo, todos -con buena predisposición- conversaron con los medios. Tal el caso de Crespo, que respondió sin problemas sobre el inminente regreso de Batistuta a la selección. "Si él está bien o mal físicamente lo tendrá que evaluar el técnico (por Bielsa). Yo ya estoy acostumbrado a esta lucha por el puesto. Y ahora se potencia más con el clásico entre Lazio y Roma. Es obvio que yo siempre quiero ser titular". Y se fue contento como el resto de sus compañeros de Lazio.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?