Roger Federer, el artista inmaculado salido de un cuento de hadas