El Abierto de Estoril. Federer sigue con dudas, pero avanza