El Abierto de Australia. Federer, un lógico finalista