Federico Bruno lo hizo: rompió el récord argentino de 1500 metros