Fernández gritó fuerte en Paraná

(0)
25 de septiembre de 2005  • 19:57

Poco más de tres años debieron pasar para que Miguel Fernández vuelva a ganar un título en Argentina después de aquel triunfo en el Abierto de Cariló 2002. Esta vez, en el Abierto de la Mesopotamia Copa Personal, el chaqueño se impuso con comodidad en una ronda final cargada de nervios y donde una vez más el viento fue el principal protagonista en el Club Estudiantes de Paraná. El ganador firmó una tarjeta de 72 golpes (-1) y con 285 (-7) derrotó por cuatro a Omar Reino, quien fue la sorpresa de este campeonato que repartió 50 mil pesos en premios y fue organizado por Golf Play.

"No fue un triunfo fácil, en los últimos 36 hoyos hubo que estar muy concentrado porque el viento jugó un papel importante", dijo el profesional de Los Acantilados (Mar del Plata), quien los primeros días de noviembre viajará a Europa a jugar la segunda etapa de la Escuela del Tour Europeo (por su condición de jugador del Challenge salteó la primera fase).

"Hacía mucho que no ganaba en el país, estoy muy contento porque se vienen cosas importantes y esto sirve para sumar confianza", expresó el ganador del American Express Classic 2005 en San Pablo, Brasil.

La definición careció de brillo y las fuertes ráfagas de viento tuvieron mucho que ver en esto. Los punteros fallaron desde el inicio de la última jornada y eso, a priori, le abría las puertas a los que llegaban desde atrás pero nadie pudo sobreponerse a los factores climáticos y fue Fernández el que menos se equivocó y por eso se llevó el triunfo.

El campeón empezó el día con muchas dificultades para salvar el par pero con putts importantes esquivó los bogeys mientras que el resto perdía terreno. Además, Fernández acertó en el 3 y el 6 y empezó a definir la historia. Poco perdió el chaqueño con sus bogeys en el 8 y 11.

Sus rivales sabían que peleaban contra el viento, contra sus propias dudas y por el segundo puesto. Finalmente en esa posición terminó el jugador de San Fernando, Reino, quien con una vuelta de 72 golpes (-2) quedó como único escolta en su mejor actuación como profesional.

Detrás de Fernández y Reino se ubicaron con 290 golpes Roberto Cóceres (volvió a jugar mal a la hora de la definición, tal cual ocurrió en el Abierto de Misiones) y Gustavo Acosta, quien con 69 golpes firmó la mejor tarjeta del día. En el quinto puesto con 291 quedaron Ernesto Rivas y Carlos Cardeza.

Así finalizó un nuevo torneo organizado por Golf Play, con un campeón con mucha historia, doble ganador del Abierto de la República (1987 y 1988), con más de 14 títulos como profesional, y que en algunas semanas buscará sacar su pasaje al Tour grande de Europa.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?