Festejó Huracán ante un Rojo que no levanta cabeza

En los dos minutos finales ganó por 2 a 0, llegó a la punta y desnudó las repetidas limitaciones de Independiente
En los dos minutos finales ganó por 2 a 0, llegó a la punta y desnudó las repetidas limitaciones de Independiente
Claudio Mauri
(0)
21 de agosto de 2000  

Cambian algunos materiales, pero la reconstrucción futbolística de Independiente no toma forma. No aparecen las columnas que sustenten al nuevo equipo y el mazazo de una derrota en el final convierte en escombros a una estructura que se adivina precaria e indefinida. Independiente-conjunto invita al observador a ingresar por el único ambiente que por ahora tiene disponible: un desván en el que reinan el desorden y la desprolijidad. En el que se vuelven a encontrar viejas pertenencias que alguna vez fueron valiosas -como Rambert y Garnero, en los títulos de 1994-, pero a las que ahora cuesta sacarles brillo y encontrarles utilidad.

Sin lujos ni ostentaciones, Huracán sí puede darse el gusto de tener la casa en orden. Los mismos que la levantaron en la B Nacional son los que en este momento la decoran con la punta del Apertura. En este fútbol doméstico en el que el cuarto para jugar y divertirse parece clausurado, la continuidad y el rodaje que acumula una formación alcanza para estar por encima de algunos rivales. Y esa fue la diferencia entre un equipo y otro: Huracán tiene una base y un proyecto de juego que suma varias horas de cancha; Independiente es lo contrario; es un experimento nuevo, con un recambio que está lejos de darle un estilo y la química ofensiva que explote en el arco rival. Que su desorientación es más fuerte que sus pergaminos queda demostrado en que en estas tres fechas fracasó ante adversarios ascendidos (Almagro y Huracán) o que salvaron la categoría en la promoción (Belgrano).

Independiente volvió a hacer crisis en la generación de juego; el regreso de Cambiasso recreó la distinción en algunos de sus movimientos, pero sintió la inactividad oficial de más de un mes y el desconocimiento de sus nuevos compañeros en el medio campo; el debut del chileno Rozental tuvo un primer tiempo con movilidad y ciertas insinuaciones, pero se fundió en la segunda etapa. Es otro que últimamente jugó muy poco y la función de carrilero no favoreció a su físico pesado ni a sus escasas energías. Lo sustituyó Garnero... que hacía tres meses y medio que no actuaba.

Dentro de la precariedad, el Rojo rindió aceptablemente en la primera etapa. Galván (pegó un tiro en un poste) complicaba con la gambeta y el resto intentaba acompañar. Huracán se sostenía en la firmeza de Morquio (lo deglutió a Forlán) y en un esquema que intentaba ser prolijo con la pelota, pero Casas no se iluminaba.

El Rojo ofreció su peor versión en la segunda etapa: se retrasó y tuvo cada vez menos la pelota. Domizi, en un puesto de doble pivote que no beneficia, se fue expulsado. Huracán dudaba en ser o no más ambición, hasta que Graieb le ganó la espalda a Milito y puso el 1 a 0. Un contraataque de cuatro contra uno le permitió marcar a Soto el 2 a 0. Huracán vivía su gran final, mientras Independiente sigue sin saber por dónde empezar.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.