Un triple de faja descomunal y el hincha que te deja helado