Flashes: la embocó de media cancha y se ganó un auto