Florentín, en grave estado

Tras una caída, sufrió un paro cardiorrespiratorio y tuvo un derrame cerebral; anoche lo operaban de urgencia
(0)
29 de octubre de 2000  

Un pasaje del encuentro que ayer disputaban All Boys y Central Córdoba, por la Primera B Nacional, derivó en una situación dramática para Hernán Florentín, defensor del conjunto local. Tras sufrir un golpe en la nuca, el futbolista sufrió un paro cardiorrespiratorio, que más tarde derivó en un derrame cerebral, por el que anoche era operado en estado grave.

En Floresta se jugaban 33 minutos del primer tiempo cuando, tras un centro, Florentín saltó a cabecear junto con el delantero rival Gustavo Medina, cayó pesadamente y se golpeó en la cabeza. Tras permanecer cinco minutos fuera del campo, el zaguero paraguayo se reintegró al partido, pero poco después cayó desvanecido.

El médico de All Boys, Daniel Tomasone -ya lo había atendido tras el golpe- volvió a asistirlo, pero esta vez la preocupación se hizo más notoria, pues Florentín, de 23 años, fue retirado de la cancha inconsciente. Al llegar al vestuario, el jugador sufrió vomitos y un paro cardiorespiratorio. Ante la gravedad de la situación se le practicaron ejercicios de reanimación, y se dispuso su inmediato traslado al Hospital Santojanni, mientras el match se seguía jugando. Allí recuperó los signos vitales, pero luego sufrió una recaída que obligó a trasladarlo al hospital Argerich, donde una tomografia computada reveló un hematoma subdural agudo por una hemorragia en el cerebro.

Florentín fue conducido al Sanatorio Mitre para descomprimir la hemorragia y eliminar el coágulo. La gravedad del estado de salud de Florentín hizo necesaria una urgente intervención quirúrgica, que comenzó aproximadamente a las 21.10. Acompañando al futbolista se encontraba su representante, Isidoro Giménez; mientras dirigentes de All Boys intentaban comunicarse con los familiares del accidentado futbolista, que se encuentran en Paraguay. Florentín, que nació el 1° de julio de 1977, jugó en Sport Colombia, en el seleccionado Sub 20 paraguayo y en la reserva de Boca.

La tarde del ascenso no tuvo este episodio como único hecho lamentable. Además, se registraron incidentes en varias canchas.

Argentino de Merlo v. Ituzaingó. Tras registrarse corridas en la tribuna local desde el primer minuto del segundo tiempo, intervino la policía, con balas de goma y gases lacrimógenos, fuera de la cancha. El partido se suspendió por seis minutos. Un hincha y tres policías resultaron heridoss y se detuvo a siete simpatizantes.

Sacachispas v. Luján. El partido se suspendió a los 26 minutos del segundo tiempo, tras un enfrentamiento entre las hinchadas, que se arrojaron proyectiles. La policía detuvo a 30 personas, que quedaron en la seccional 36a. Un agente policial fue herido.

Italiano v. Temperley. Por disturbios que se produjeron al finalizar el partido, la policía detuvo a 53 hinchas de Temperley, que quedaron en la comisaría 6a. de Isidro Casanova (el match se jugó en Almirante Brown).

Quilmes v. Ferro. Antes de comenzar el partido se vio cómo hinchas locales se tomaban a los golpes. No hubo heridos ni detenidos.

Tristán Suárez v. Morón. Individuos entraron en el vestuario local y robaron dinero y documentos de los futbolistas.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.