Ecos del superclásico. Francescoli alzó la voz