Grupo G | En Stuttgart. Francia es un equipo detenido en el tiempo, sin potencia ni alma