Francia evitó la hegemonía sudamericana

El equipo de Deschamps aseguró el primer lugar con un empate sin goles ante Ecuador, el único equipo eliminado de la Conmebol
El equipo de Deschamps aseguró el primer lugar con un empate sin goles ante Ecuador, el único equipo eliminado de la Conmebol
Claudio Mauri
(0)
26 de junio de 2014  

RÍO DE JANEIRO.– Finalmente no hubo pleno de los seleccionados de la Conmebol en los octavos de final. El Mundial, que tomaba un tono de Copa América con Brasil, Argentina, Chile, Uruguay, Colombia, México, Costa Rica y, muy probablemente, los Estados Unidos, sigue adelante sin Ecuador, cuya dignidad en la despedida ante Francia no alcanzó para cubrir su escasez de recursos ofensivos. Ante un rival que reservó a varios titulares (Debuchy, Evra, Varane, Giroud), porque llegaba en una situación holgada, Ecuador no terminó tan condenado por el 0-0 en una noche agradablemente templada en el Maracaná, sino por aquel paso en falso en el debut contra Suiza. Un encuentro que Ecuador perdió (1-2) en el último minuto con gol de Seferovic. De aquel lamento provino esta decepción. Aquella derrota lo obligaba ayer a poco menos que una victoria histórica, que fue tan improbable en el campo como en los cálculos, a medida que simultáneamente se iba concretando la goleada de Suiza sobre Honduras.

Quizá la mayor desilusión de Ecuador pasó por ver que su jugador símbolo y capitán, Antonio Valencia, no fue solidario con el esfuerzo y la entrega de sus compañeros al ser expulsado por una irresponsabilidad. Los abandonó. A los 5 minutos del segundo tiempo, el volante de Manchester United le recorrió casi toda una pierna al lateral Digne con un planchazo. A su escasa incidencia en el juego, le sumó un rapto de descontrol que condicionó más a su equipo. No estuvo a la altura de su condición de futbolista ecuatoriano más importante de la última década. Antes del Mundial ya había sido expulsado en un amistoso ante Inglaterra, que obligó a Ecuador a programar un amistoso de urgencia para que cumpliera la suspensión y llegara limpio a Brasil. Mal asunto cuando uno de los líderes pierde la cabeza. Sin levantar excesivamente la voz, el técnico Reinaldo Rueda se quejó por la expulsión de Valencia y acusó al árbitro de dejar pasar un codazo de Sakho. Tras destacar la "hombría" de su equipo, Rueda puso la renovación de su contrato en manos de la Federación Ecuatoriana, cuyo presidente, Luis Chiriboga, ya anunció que le ofrecerá la continuidad.

La ida de Ecuador acaba con quien venía siendo una de las revelaciones del torneo, el delantero Enner Valencia, autor de todos los goles (3) del seleccionado. Este atacante de 24 años que juega en Pachuca aprovechó el lugar que dejó la muerte de Christian Benítez. Rápido y explosivo, convirtió siete tantos en los últimos siete encuentros de su seleccionado. Sale de la Copa más cotizado de lo que llegó. Ayer, con poca compañía y asistencias, Valencia sólo tuvo una ocasión, con un cabezazo que le tapó Lloris.

Si Ecuador no fue derrotado se debió a que estuvo bastante bien sostenido por sus zagueros centrales, y cuando estos no fueron suficientes, el elástico Alexander Domínguez voló de un lado a otro para evitar varios goles. Tuvo no menos de nueve intervenciones, ante remates de Sissoko, Griezmann, Matuidi, Benzema (dos veces), Remy, un cabezazo de Pogba (desvió otro cuando estaba solo en el área chica). También se lleva buena nota el veloz lateral Juan Paredes, gestor de un contraataque que no alcanzó a aprovechar Arroyo.

Francia, a la que nadie colocó entre las favoritas antes del Mundial, empieza a reclamar miradas de consideración. Le espera Nigeria en octavos de final, un compromiso que parece a su alcance. El equipo de Deschamps –podría ser campeón como técnico tras haberlo sido como jugador en 1998, algo que ninguno de sus colegas aquí tiene posibilidades de equiparar– avanza en silencio, va de tapada. Por lo pronto, esta Francia está alejada de los escándalos de convivencia entre el plantel y el entrenador Domenech que avergonzaron a todo un país en Sudáfrica.

Es un equipo equilibrado, poderoso físicamente en el medio con Pogba, Matuidi y Sissoko, y muy dependiente del talento de Benzema en los últimos metros. El delantero de Real Madrid puede desaparecer por momentos, pero sabe ver la jugada como pocos, se asocia muy bien y tiene un exquisito toque de pelota. Hubo un tiempo en el que se le negó largamente el gol en el seleccionado. Era una deuda muy pesada. Pero se le abrió el arco en los últimos meses: 9 goles en igual cantidad de cotejos, más que los convertidos en los 34 anteriores. Y en los dos cotejos del Mundial que compartió ataque desde el arranque con Giroud (ayer ingresó en los últimos 25 minutos), entre ambos sumaron cinco goles. En una Europa que fue en retroceso con España, Inglaterra e Italia (muy probablemente Portugal), Francia dio un paso al frente

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.