Francia y Benzema, a punto caramelo

Juan Pablo Varsky
Juan Pablo Varsky PARA LA NACION
Benzema, emblema de Francia
Benzema, emblema de Francia Fuente: AP
(0)
30 de junio de 2014  • 23:45

BRASILIA.- Alguna vez, Karim Benzema fue suplente en el seleccionado de Francia. No hace mucho tiempo. En Ucrania, por el repechaje para el Mundial. Llevaba 15 partidos sin marcar goles con Les Blues. Didier Deschamps lo dejó en el banco. El equipo fue un desastre. Perdió 2-0. Para la revancha, el DT cambió equipo y sistema, de 4-2-3-1 a 4-3-3. Armó nueva pareja de zagueros: Varane y Sakho por Koscielny y Abidal. Puso a Cabaye, mediocampista central puro, y sacó al creativo Nasri. Valbuena entró por Remy para darle más profundidad y engaño a la ofensiva. Y, lo más importante, le dio cabida a Benzema por Giroud en el ataque. 3-0. Marcó el segundo gol y fue el artífice de la clasificación a Brasil. Alguna vez, se había quedado fuera de un Mundial. No hace mucho tiempo. En el anterior. Raymond Doménech lo dejó afuera de los 23. Francia hizo un papelón: eliminado en la fase de grupos, con escándalos internos.

Karim es un artista de barrio que juega al fútbol. Tiene rasgos de Zidane, dentro y fuera de la cancha. Bailotea arriba de la pelota gracias a su control, maneja los dos perfiles, usa el cambio de ritmo, clava voleas en los ángulos y mete pases gol para sus compañeros. Mismo perfil bajo, misma mirada melancólica, misma transformación dentro de la cancha. Comparten el origen argelino y, a veces, hablan en el dialecto Kabyle. La presencia de Zizou en Real Madrid fue fundamental para Benzema, quien no terminaba de creerse lo tremendo futbolista que es. Tiene 26 años, hace diez que está en la elite, pero no había descollado en torneos importantes. No considerado por Pellegrini, destratado públicamente por Mourinho, ZZ Top lo protegió dentro del club. Lo convenció de su calidad. El vínculo se profundizó cuando asumió como entrenador adjunto de Ancelotti. Se comunican seguido. El Maestro le pide que tome riesgos y que se exprese libremente.

Francia tuvo su propio 7-2 ante Israel, ese amistoso previo a un Mundial donde el equipo se encuentra definitivamente. Fue ante Jamaica. El 8-0 no sólo confirmó la debilidad del rival, sino también los recursos y el convencimiento de este equipo, que compite en Brasil 2014 a punto caramelo. Viene un partidazo con Alemania en cuartos. El Maracaná le queda divino a este duelo. Punto de partida retrasado, salida rápida y contraataque con supremacía numérica. Le gusta correr con mucho espacio adelante. El triángulo del medio es magnifique. Cabaye, vértice retrasado, se la pasa siempre a un compañero y anticipa las jugadas con su inteligencia. Se entiende perfectamente con las garzas de repertorio completo: Pogba y Matuidi. Ayer Pogba aprovechó el único vuelo fallido de Enyeama Airlines y abrió el áspero partido ante Nigeria. Tienen tantos goles en transición como de pelota parada. El 2-0 llegó tras otro córner. En contra y con influencia de Griezmann, el cambio clave. Ventiló al equipo por la izquierda, activó circuitos de juego y se animó a rematar desde afuera. El principal beneficiado fue el 10, quien participó e influyó mucho más desde el centro del ataque. En otro momento, lo hubieran sacado a él. Ya no. Karim Benzema no sale de este equipo nunca más. ß

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.