La UEFA no se desarma. Freno a los sueldos en Europa