Opinión. Fue una vergüenza, un fallo inverosímil