Punto de vista. Fuera de casa, no sufre como antes