Juegos Olímpicos. Fútbol: sorpresiva caída de Brasil