6 es la barrera

Desde el Mundial de Alemania 1974, ningún jugador superó los seis goles; en aquella oportunidad lo logró el polaco Grzegorz Lato con siete. En esta Copa del Mundo el alemán Klose y los brasileños Rivaldo y Ronaldo son los únicos que podrían conseguirlo
Desde el Mundial de Alemania 1974, ningún jugador superó los seis goles; en aquella oportunidad lo logró el polaco Grzegorz Lato con siete. En esta Copa del Mundo el alemán Klose y los brasileños Rivaldo y Ronaldo son los únicos que podrían conseguirlo
Cristian Grosso
(0)
26 de junio de 2002  

SAITAMA, Japón.- Parece un número maldito. La última vez que el goleador de una Copa del Mundo consiguió gritar más de seis conquistas fue en Alemania 74, cuando el polaco Grzegorz Lato al menos hizo... siete. Desde ahí, el hechizo del seis ha sido incorruptible. ¿Quiénes se detuvieron en esta cifra? Mario Alberto Kempes, en Argentina 78; el italiano Paolo Rossi, en España 82; el inglés Gary Lineker, en México 86; el italiano Salvatore Schillaci, en Italia 90; el ruso Oleg Salenko y el búlgaro Hristo Stoitchkov, en Estados Unidos 94, y por último, el croata Davor Suker, en Francia 98.

Cada uno siempre tuvo un ilustre escolta con cinco, como Cubillas, Resenbrink, Rumenigge, Maradona, Valdano, Butragueño, Alessandro Altobelli, Careca, Skuhravy, Romario, Baggio, Kennet Andersson, Vieri o Batistuta. Pero nunca con el suficiente envión como para arrebatarles el lugar. Y mucho menos quebrar el embrujo del seis.

Si la rareza se apoderó de la marcha de Corea y Japón, habrá que confiar que la Copa también romperá con esta tradición. La definición ha quedado reducida al alemán Miroslav Klose -ayer, en la semifinal, ya se le escapó una posibilidad-, y los brasileños Ronaldo y Rivaldo. Los tres encabezan la lista de capocanonnieris con cinco goles. Con algunas particularidades en la manera que cada uno los convirtió. Por ejemplo, Rivaldo ha marcado uno en cada partido; Klose sentenció con una tripleta a Arabia Saudita en el 8-0, y Ronaldo castigó a Costa Rica con dos. ¿Cómo los hicieron? Mientras Klose anotó siempre de cabeza, Rivaldo una vez acertó de penal y Ronaldo gritó como corolario de una ofensiva de Brasil.

Nadie los persigue. Nadie los inquieta. Sus escoltas están todos fuera de competencia. El italiano Christian Vieri y el danés Jon Dahl Tomasson, con cuatro, y varios con tres, entre los que aparecen Raúl, Morientes, Pauleta, Marc Wilmots, Henrik Larsson, Papa Bouba Diop y Robbie Keane. Sólo sobrevive el alemán Michael Ballack. ¿Y los turcos y los coreanos? Lejos, lejísimo. Umit Davala y Hasan Sas suman dos tantos, lo mismo que Jung Hwan Ahn.

Sólo una vez en la historia de los mundiales un alemán terminó como goleador. Fue en México 1970, donde Gerd Müller convirtió 10 tantos seguido por el brasileño Jairzinho, que terminó con siete.

Cuatro años después, en su país, Müller convirtió otros cuatro goles y así, con 14, es el máximo anotador de todos los tiempos en la Copa. Su principal amenaza era Gabriel Batistuta, pero se detuvo en 10. Ahora, con 9 festejos, Ronaldo intimida y pretende pulverizar este récord. Tiene 25 años y, por delante, dos partidos más en Corea-Japón, y tal vez también las Copas de 2006 y 2010.

En cambio, los brasileños disfrutaron en más ocasiones de un artillero mundialista. Ya lo consiguió Leonidas, con 8 goles, en Francia 1938; lo repitió Ademir, con 9, en Brasil 1950 y en Chile 1962; Vavá y Garrincha, con 4 tantos, compartieron el primer lugar junto con el chileno Leonel Sánchez, el yugoslavo Drazan Jerkovik, el húngaro Florian Albert y el ruso Valentin Ivanov. ¿Y Pelé? Anotó 12 veces en los cuatro Mundiales que disputó, pero nunca se consagró como goleador.

El seis ha sido un número perverso. Vale recorrer los apellidos que terminaron como goleadores en los últimos mundiales para descubrir que en el siguiente no participaron, o lo hicieron de manera discreta. Kempes, que en España 82 no acertó ni una vez al arco; o Paolo Rossi, que no jugó en México 86; lo mismo que la fugaz estrella de Toto Schillaci que sólo brilló en Italia 90. ¿Y qué se supo de la vida del ruso Oleg Salenko? Sin ir más lejos Davor Suker aquí, que se marchó con su Croacia sin anotar ni un gol.

El Mundial de las patas para arriba parece la ocasión ideal para triturar este maleficio.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.