A 20 años de la ley que revolucionó el mercado de pases, su impulsor está en la ruina