A contrarreloj: cuanto más necesita un DT, más crece la incertidumbre