A la espera de un nuevo trabajo, Palermo volvió a Boca para repartir regalos