A mitad de camino

El encuentro fue tomado como un ensayo con hincapié en lo defensivo; quedaron conclusiones positivas y negativas
Alberto Cantore
(0)
1 de marzo de 2012  

BERNA, Suiza.- La sobresaliente actuación de Lionel Messi, el resultado y poco más rescató la Argentina del triunfo por 3 a 1 sobre Suiza, en el primer amistoso del año. Volvió a enseñar debilidades del pasado, ésas que la dejan encomendada a las genialidades del mejor jugador del mundo o a la aparición de alguna otra individualidad desequilibrante para salir airosa hasta de una contienda que no presenta mayores dificultades.

No resulta sencillo ensamblar en horas un equipo, y menos si el encuentro es utilizado para ensayar alternativas. Pero también es cierto que excepto Leo y Sergio Agüero, ninguno de los examinados provocó una actuación que invitara a soñar con una renovación que ofrezca jerarquía, un salto cualitativo a la estructura. El objetivo del encuentro fue probar defensores porque la fragilidad de la zaga impide transitar con cierta tranquilidad los partidos y ya puso en riesgo varios puntos en las eliminatorias. Pero la apuesta de ayer quedó a mitad de camino.

Los rasgos de solidez defensiva que transmitió el director técnico Alejandro Sabella en la conferencia de prensa se concentraron en destacar las labores de contención que desempeñaron nueve de los 11 futbolistas titulares en el Stade de Suisse. Porque el propio entrenador reconoció que los volantes externos, Maxi Rodríguez y José Sosa, realizaron un trabajo táctico y de desgaste físico, aunque fallaron en el acompañamiento a los hombres de ataque. Tanta concentración para obstruir les hizo olvidar que quedarían sin fuerzas para llegar al área rival; en el mejor de los casos la excursión ofensiva finalizó con tibieza. Tampoco los laterales aparecieron por sorpresa. En este ítem, la incomodidad llegó por duplicado: primero, porque Hugo Campagnaro desde hace tiempo no juega como marcador lateral, lo que le quitó confianza para proyectarse en ataque; desde el sector izquierdo, Pablo Zabaleta lo intentó, aunque sus escaladas fueron alternando entre buenas y malas.

También los defensores centrales, Federico Fernández y Ezequiel Garay, fueron inestables. Hicieron algunos cruces correctos, pero mostraron dudas que hicieron parecer peligroso y punzante al seleccionado suizo. La acción del gol helvético dejó descubiertos a los cuatro del fondo: desbordó Grant Xhaka por la derecha y la pifia de Eren Derdiyok dejó paralizados a todos. Sin coberturas ni reflejos del rival, Xherdan Shaqiri doblegó a Sergio Romero, que no ofreció fisuras en general.

La solidaridad, ese respeto por el compañero que desea transmitir el entrenador a los jugadores, fue un valor por rescatar; la tenacidad de Agüero para pellizcarle la pelota a François Affolter a los 42 minutos del segundo tiempo habla de esa unión que debe caracterizar a quienes se fijan metas importantes.

Entonces, Messi, Agüero y Javier Mascherano, los puntales de siempre, terminaron de encarrilar el desarrollo. Son nombres que muestran el alto grado de compromiso, aunque también reflejan que la búsqueda de Sabella será larga y compleja.

DIXIT

"Estoy contento por mi rendimiento, pero especialmente por el nivel del equipo.Conseguimos una justa victoria"

Sergio AGÜERO (delantero argentino)

"Me quedo conforme, fuimos sólidos, hicimos tres goles y también tuvimos otras tres o cuatro opciones para marcar"

"En el aspecto ofensivo se hizo un buen trabajo; en defensa no se sufrió mucho.Creo que tuvimos buena circulación del balón"

Alejandro SABELLA (DT del seleccionado)

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.