El Preolímpico. A puro grito: la Argentina aprovechó su convicción ofensiva