La figura. A puro vértigo, Iturbe comienza a abrirse paso