Boca. Abbondanzieri, molesto con los plateístas