Pentagonal de Grandes. Agüero, otro cachetazo