El Sudamericano. Ahora, la cuestión será cómo enderezar el futuro